¿Qué es el Manto Hidrolipídico de nuestra piel?

La piel es el órgano más grande del cuerpo y su estructura y el modo como se comporta, está diferenciado de acuerdo al sector de nuestro cuerpo donde se localiza.


Por ser un órgano expuesto a la acción de los elementos climáticos y contaminantes presentes en el ambiente, en su parte externa conocida como epidermis; es interesante conocer los mecanismos naturales que posee la piel, para auto protegerse. El resultado de este mecanismo fisiológico se conoce con el nombre de Manto Hidrolipídico de la piel.

Que es el Manto Hidrolipídico

El Film o Manto hidrolipídico es una mezcla de sebo y sudor que recubre la parte exterior de la epidermis. Por los distintos poros de la piel llegan a la superficie los dos componentes principales del manto hidrolipídico: el sebo, producido por las glándulas sebáceas y el sudor que es segregado por las glándulas sudoríparas y cuando, en la superficie cutánea se mezclan ambos, se crea una emulsión con una parte grasa (sebo) y una parte acuosa (sudor), produciendo esa película hidrolipídica que está presente en la piel desde el mismo momento del nacimiento.

Para qué Sirve el Manto Hidrolipídico

El propósito fisiológico o función del manto hidrolipídico es el de mantener la hidratación de la piel; además de proporcionarle el beneficio estético de su aspecto de terciopelo.

Cuando ocurre un desequilibrio en el manto hidrolipídico de la piel, es necesario restituirlo con el cuidado adecuado, de acuerdo a su localización corporal y al grado de deterioro que presente la piel; porque se trata de la barrera natural de ésta ante agentes externos que producen su envejecimiento.

La proporción de sebo y sudor está equilibrada en una piel definida como Normal; mientras que esa proporción se encuentra alterada en las llamadas pieles sensibles y es la causa de la irritación y enrojecimiento en las mismas. En las pieles grasas, también existe un desequilibrio, por cuanto se presenta un mayor volumen del componente lipídico, aunque este factor beneficia a la piel contra su envejecimiento.

Entre los factores que inciden en el envejecimiento de la piel, porque alteran el equilibrio del manto hidrolipídico, se pueden citar: los agentes físicos, como la exposición a la radiación UV del sol, al viento, a las bajas temperaturas y ambientes secos, los agentes contaminantes y los agentes químicos como detergentes y jabones; además de los malos hábitos, como ingerir alcohol, fumar tabaco, exposición al estrés y la falta de sueño.

La piel tiene zonas corporales más expuestas a estos agentes que alteran su barrera de protección (manto hidrolipídico), como cara y manos y el cuidado de la misma dependerá de sus diferentes necesidades de acuerdo a su localización corporal.

La piel facial es muy delicada por su poco espesor y sensibilidad, además está más expuesta a los agentes externos que perturban su manto hidrolipídico.

Así, la piel de las manos también presenta una diferenciación de la del resto del cuerpo, presentándose esta diferencia aún entre la piel del dorso y de la palma de la mano. La palma tiene piel gruesa, rica en tejido adiposo y posee una gran cantidad de glándulas sudoríparas; mientras que la piel del dorso de las manos tiene muy poco tejido adiposo, es muy delicada por la delgadez o poco espesor; además tiene muy pocas glándulas sebáceas, cuyo producto (sebo) es el que provee a la piel de los lípidos y componentes fijadores de la humedad. Esto significa que la barrera del manto hidrolipídico en la piel de las manos, se encuentra en desequilibrio y expone a esta parte del cuerpo a la deshidratación, produciendo resequedad.

Cómo recuperar el manto hidrolipídico

Para proceder al cuidado cutáneo, se debe conocer las necesidades de la piel de acuerdo a su localización corporal. Para el caso de la cara y con objeto de mantener el equilibrio del protector natural conocido como manto hidrolipídico, es necesario mantener la piel limpia, cuidarla y protegerla; usando sólo productos cosméticos que la hidraten. La sanidad del manto hidrolipídico para la protección de la piel de las manos, pasa por el proceso de cuidado de las mismas al usar productos químicos y la protección con productos cosméticos emolientes y humectantes.


Y aunque el manto hidrolipídico actúa como barrera natural de la piel ante factores que la afectan y envejecen, es necesario ayudar a la salud de la piel con la hidratación de agua, zumos y jugos naturales; además de la ingesta de alimentos que proporcionen Vitaminas C y E (antioxidantes); ácidos grasos y proteínas que ayuden a la formación de colágeno y elastina.

Recomendaciones para mantener un buen estado del manto hidrolipídicoen la piel.

  • No uses jabones alcalinos, ya que producen irritación.
  • Evita la exposición continua al sol, sobre todo en las horas centrales del día.
  • Usa cremas solares que ayudan a la piel a prevenir los efectos perjudiciales de la radiación solar.
  • Usa cosméticos humectantes adecuados a la zona donde se van a aplicar.
  • Evita el uso de productos que no permitan una buena transpiración de la piel.

No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado