Beneficios del Baile para la Salud

Baile y ejercicio, ejercicio y baile, dos actividades que están estrechamente ligadas. Nadie duda de que bailar es un ejercicio muy completo (en ocasiones, hasta agotador) y que el ejercicio, especialmente en su aspecto aeróbico, es un tipo de baile. No en vano en los gimnasios de todo el mundo cada vez se impone más la modalidad conocida como Baile-Fitness, un tipo de gimnasia musical con pasos de alto y bajo impacto que entusiasma a un creciente número de personas. Los beneficios para el cuerpo y la mente del baile como ejercicio son incontables a nivel cardiovascular, muscular, de articulaciones, de autoestima...


Tal vez al leer estas líneas estés pensando “para bailes estoy yo, que no tengo tiempo para nada” o bien “a mí no me gustan ni los gimnasios ni las discos, así que mejor dejo de leer”.

Nada de eso. Cualquier lugar y momento es bueno para el baile, incluso puedes bailar en casa con tu música favorita, en solitario, con tu pareja o con un grupo de amigos en plan guateque. Divertir, te vas a divertir un rato, y además vas a sentir que rejuveneces a pasos agigantados.

No es necesario que tengas la gracia y la técnica de un Fred Astaire o una Ginger Rogers, puedes bailar a lo yeyé, es decir, a tu bola, o bien (y esto es más recomendable), dar unas cuantas clases de baile para aprender a controlar los movimientos. Sea como sea, mover el esqueleto siempre te vendrá bien.

Los Beneficios de Bailar

El baile es un auténtico 4 en 1 en lo que a beneficios físicos y mentales se refiere. Es, a la vez, un ejercicio cardiovascular aeróbico, un ejercicio de fuerza, un ejercicio de estiramiento y una de las mejores formas de liberar endorfinas que se ha inventado, lo que nos proporciona una incomparable sensación de bienestar y felicidad. Piensa en los momentos posteriores a una buena sesión de baile, es casi imposible que no termines con una radiante sonrisa en el rostro, por muy agotador que haya sido el esfuerzo.

Beneficios de bailar

Veamos todo lo que puedes conseguir si introduces el baile en tu vida:

Aumenta tu fuerza muscular

Al bailar (no al mover lentamente un pie y luego el otro, en el espacio de una baldosa y con la copa en mano, sino al bailar con energía) ejercitas la mayor parte de los músculos de tu cuerpo, tanto del tren inferior como del superior. En definitiva, estás desarrollando un excelente ejercicio de fuerza.

Reduce la celulitis

Un problema que afecta especialmente a las mujeres (sobre todo a partir de los 30 o 35 años, aunque puede aparecer en la pubertad) y que se puede combatir de diferentes formas. El baile es uno de los mejores ejercicios para reducir la celulitis por la contracción y movimiento de los músculos del tren inferior.

Un secreto: los bailes con ritmos latinos son los mejores para convertir a la celulitis en un recuerdo del pasado.

Aumenta tu resistencia

Este beneficio procede de la parte aeróbica del baile. Tu cuerpo se llena de oxígeno, tu ritmo cardíaco se hace más potente y tu resistencia a la fatiga aumenta día a día. El baile como ejercicio es una de las mejores y más divertidas formas de prevenir problemas del corazón.

Fortalece los huesos y las articulaciones

Bailar no es un ejercicio agresivo para las articulaciones, que no se ven estresadas, a la vez que ejercitan nuestros huesos aumentando su resistencia. Practicar regularmente el baile como ejercicio previene la aparición de enfermedades como la osteoporosis o la artritis.

Potencia tu flexibilidad

Bailar es uno de los mejores medios de evitar el agarrotamiento al estirar nuestros músculos en cada movimiento. Ojo, debes tener cuidado de realizar un pequeño estiramiento antes de cada sesión para evitar lesiones. Exactamente igual que si estuvieras en el gimnasio.

Mantiene tu línea

Bailar entre 45 y 60 minutos, especialmente en clases dirigidas como las ofrecidas por los monitores de Baile-Fitness, puede llegar a quemar alrededor de 800 calorías. Es decir, las que quemarías corriendo una hora a buen ritmo (y no nos engañemos, correr es mucho más aburrido).

Te hace más feliz

Además de la alegría que te proporciona ver cómo tu cuerpo empieza a funcionar como nunca lo ha hecho, el baile tiene la capacidad de liberar los neurotransmisores de la felicidad y el bienestar, es decir, las endorfinas, la dopamina y la serotonina. Bailar como ejercicio es un método eficaz para fortalecer la autoestima, combatir el estrés y la depresión e, incluso, para prevenir enfermedades neurológicas como la demencia y el Alzheimer.

Después de lo que te hemos contado ya no vale decir “si es que bailo muy mal” o “ya no estoy en edad de bailoteos”. Tres o cuatros sesiones de baile y ejercicio a la semana, incluso en tu propia casa, tiene tantos beneficios que probablemente te cambie la vida. Lo más importante no es ser joven, es vivir la vida como si lo fueras.


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado