Cómo lucir unos pies bonitos en verano

El cuidado de pies es una parte de la rutina diaria que todos deberíamos incorporar a nuestro día a día y que muchas veces dejamos en el olvido. No le damos tanta importancia a los pies como a la cara, por ejemplo, y al igual que hacemos una limpieza facial deberíamos proporcionarle a los pies los cuidados que necesitan.



Esto se acentúa cuando llega el verano, ya que el calzado que utilizamos provoca que los pies estén prácticamente siempre al descubierto y que, por lo tanto, sean más visibles. Es entonces cuando caemos en la cuenta de la importancia de cuidarlos para lucirlos bonitos. Recuerda que debe ser una tarea de todo el año, para que así cuando llegue la temporada de ponernos sandalias los pies luzcan perfectos. Te contamos algunos trucos para conseguirlo.

Adiós a los pies agrietados

Los talones agrietados suelen ser una de las problemáticas más comunes y una de las características menos estéticas cuando se trata de llevarlos al descubierto. Para evitarlo, es importante utilizar periódicamente una piedra pómez o una lima electrónica que retire el sobrante de piel que pueda haber en esa zona. Sumerge los pies en agua tibia, así la piel estará más blanda y te será más fácil de eliminar.

Además de los talones, es recomendable que incidas en la parte de debajo de los dedos y, en definitiva, cualquier parte que consideres que tiene exceso de piel seca. Además de pies bonitos estarás ayudando a que tus pies estén más saludables. Te recomendamos también que uses un exfoliante de pies, ya que ayudará a eliminar la piel muerta de los pies y te los dejara suaves.

Este ritual debe completarse con una crema hidratante para que la piel del pie esté suave y confortable. La mejor opción es hacerlo antes de ir a dormir. Debes aplicar una capa gruesa de crema y, si es posible, ponerte unos calcetines o algo que cubra tus pies. De este modo acentuarás el poder hidratante de la crema y la piel absorberá mejor sus propiedades.

Pies descansados en verano

En verano solemos caminar más, ya sea porque salimos de viaje y recorremos una ciudad o porque nos apetece realizar caminatas. Para los días de mucho calor, en los que camines bastante, debes conocer las excelentes propiedades de los bálsamos refrescantes y geles de efecto frío que ayudan a relajar tanto los pies como las piernas. Después de una jornada en la que los pies aguantan todo nuestro peso, aplicar este tipo de productos ayuda a reducir la hinchazón y la sensación de descanso es mucho mayor.

También es importante contar con un desodorante de pies, que mantenga siempre esa parte de nuestro cuerpo fresca y perfumada. Estas cremas con efecto desodorante poseen propiedades antibacterianas que impiden que las bacterias afloren fruto del calor y el sudor y así estarás previniendo otras consecuencias molestas como los hongos o alguna infección provocada por un roce.


No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado

1
×
Hola,
¿en que podemos ayudarte?