Neuro-cosméticos que conectan piel y mente

¿Puede un cosmético brindar sensaciones reales de bienestar y hacer conexión con el estado de ánimo de quien lo usa? Aunque parezca un argumento de película de ciencia-ficción, la respuesta es afirmativa.

Los Neuro-cosméticos brindan salud y belleza a la piel estimulando el sistema nervioso para favorecer la hidratación, la energía y los nutrientes.

Se trata de ir mucho más allá de lo que pueden hacer los cosméticos convencionales que intervienen sobre la parte del cuerpo que se desea mejorar.

En este caso, el efecto cosmético deseado se efectúa mediante la intervención de mecanismos neurofisiológicos.

¿Cómo funcionan los Neuro-cosméticos?

Estudios recientes han demostrado que las células cutáneas son controladas por neurotransmisores que traspasan información al tejido nervioso en un proceso en el cual nuestro cerebro opera con una amplia gama de estímulos.

Por eso ahora es posible encontrar una crema que además de nutrir la piel, brinde una sensación de vitalidad, o un perfume que además de aportar un aroma agradable a nuestro cuerpo, también tenga la capacidad de relajarnos.

De acuerdo con los expertos, esto sucede porque la piel puede comunicar cuál es nuestro estado de ánimo. Y es que las emociones se revelan en la epidermis mediante señales particulares del color o el aspecto.

Existe una permanente interacción entre la piel y el sistema nervioso que influye en su equilibrio y puede incluso ocasionar trastornos.

Debido a esto, situaciones de estrés pueden alterar la producción de neurotransmisores y provocar un agravamiento del acné o precipitar el envejecimiento.

Fórmulas sensoriales.

Si lo pensamos bien, podemos comprobar que la piel reacciona ante determinados estados psíquicos. Por ello, un momento de vergüenza puede sonrojarnos o un susto puede ocasionarnos “piel de gallina”.

Los Neuro-cosméticos aprovechan este tipo de relación pero de modo positivo y beneficioso.

Aquí se emplean sustancias para sosegar y suavizar la piel a través del tacto. Son sustancias que además trascienden a otros sentidos como el olfato para generar bienestar en todo el sistema nervioso.

Los Neuro-cosméticos se convierten de este modo en fórmulas sensoriales para generar serenidad, placidez y equilibrio.

Sus ingredientes.

Muchos de los principios activos que componen los Neuro-cosméticos son naturales, y están basados en aceites de uso terapéutico, con el objetivo de estimular el sistema nervioso central.

En su elaboración se utilizan ingredientes que pueden activar sentidos como el aroma y la textura y activan aquellos neurotransmisores que están relacionados con el desarrollo cerebral.

Entre los Neuro-cosméticos que brindan energía destacan los que contienen azahar, las flores blancas del naranjo, que además de hidratar proporcionan vitalidad.

Asimismo, el extracto de albaricoque, es un componente empleado en forma de gel para baños revitalizantes.

Por otro lado, existen Neuro-cosméticos que actúan sobre la renovación celular, como el bisabolol, que forma parte del aceite esencial de la manzanilla alemana.

No podemos dejar de mencionar el té verde, que contiene polifenoles que incurren en los neuroreceptores de las células de la piel, o el Aloe Vera, que alivia los síntomas de las pieles sensibles entre muchas otras propiedades.

Mientras tanto, el aceite de oliva entrega una sensación de equilibrio y tiene grandes beneficios sobre la piel.

Piel y mente.

A través de estímulos sensoriales, los Neuro-cosméticos conectan la piel y la mente. Esta conexión produce bienestar y energía, así como una verdadera relajación.

Pero además de estimular el sistema nervioso, sirven para tratar la piel, cumpliendo una doble efectividad.



Deja un Comentario

Tu email no será publicado

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información
1
×
Hola,
¿en que podemos ayudarle?