¿Qué es la Neurocosmética?

Decía el poeta Juvenal, en tiempos del Imperio Romano, que era necesario tener una mente sana en un cuerpo sano. Bueno, lo decía en latín, “mens sana in corpore sano”, pero el mensaje es el mismo. Nuestra salud y bienestar depende en gran medida del equilibrio mental y físico. Y es de esta milenaria convicción de la que nace la Neurocosmética, un procedimiento de belleza inspirado en la neurociencia y que busca el equilibrio de nuestros cuerpos y mentes.



Fue la japonesa Shiseido Company, una de las empresas de cosméticos más grandes y antiguas del mundo (comercializa sus productos desde el siglo XIX), la que sacó al mercado en el año 2018 la revolucionaria aplicación ReNeura Technology, que propicia la regeneración celular mediante la conexión de las neuronas sensitivas de la piel y del cerebro.

Esta técnica emplea polvos ayurvédicos y aceites que propician la autorregeneración de la piel. Entre los innovadores ingredientes de ReNeura Technology destaca el Active Response Powder, un potente estimulador de los receptores sensoriales de la piel, y extractos de la planta japonesa Ashitaba, perteneciente a la familia del perejil, que fortalece la producción del ATP en las células de la piel, potenciando la transmisión de mensajes a través de las fibras nerviosas, por lo que es muy utilizada en tratamientos contra la depresión y la enfermedad del Alzheimer.

Con los tratamientos de Neurocosmética se activan los receptores sensoriales de la piel, que absorben energía y se autorregeneran, haciendo que disminuyan los efectos de la vejez y proporcionando una gran luminosidad e hidratación.

Cómo funciona la Neurocosmetica

Estudios recientes han demostrado científicamente que los neurotransmisores controlan las células cutáneas, traspasando a los tejidos nerviosos información mediante un proceso por el cual el cerebro opera con una gama de estímulos muy amplia.

Por este motivo es posible encontrar en la actualidad cremas que no solo nutren nuestra piel, sino que también brindan una agradable sensación de vitalidad, y perfumes que son capaces de relajarnos además de conseguir que nuestros cuerpos tengan un agradable aroma.

olor-crema

Según científicos y expertos, estos fenómenos ocurren porque el estado de nuestra piel es un perfecto reflejo de nuestro estado de ánimo. El aspecto o el color de la epidermis son señales de nuestras emociones.

Esto no es algo nuevo. Desde siempre hemos oído cosas como “hoy tienes el guapo subido” o “esta mañana estás radiante”. No, no es que milagrosamente tu belleza haya ganado enteros de un día para otro, es que estás feliz y eso se nota en cada poro de tu piel.

Y la felicidad no es más que tener la mente y el cuerpo en equilibrio, como ya decía Juvenal hace 2000 años.

La permanente interacción entre el sistema nervioso y nuestra piel influye poderosamente en nuestro equilibrio y, además de hacernos tener “el guapo subido”, su mal funcionamiento también puede provocar numerosos trastornos, como el acné o un envejecimiento prematuro.

En nuestro día a día comprobamos como los estados psíquicos pueden provocar reacciones en nuestra piel. Un buen susto puede ponernos la “piel de gallina” o un momento de vergüenza puede ponernos “rojos como tomates”.

Lo que hace la Noeurocosmética es aprovechar esta relación de una forma beneficiosa. Los neurocosméticos son, en cierta manera, fórmulas sensoriales que generan equilibrio, placidez y serenidad.

Los ingredientes de los neurocosméticos se basan en el empleo de aceites con fines terapéuticos, son absolutamente naturales y tienen como objetivo la estimulación del sistema nervioso central. Activan los neurotransmisores relacionados con el desarrollo cerebral y los sentidos como el tacto y el olfato.

aceites-terapeuticos

Algunos ingredientes típicos de la Neurocosmética son el azahar, las flores blancas del naranjo (que proporcionan vitalidad e hidratación), los extractos de albaricoques (muy utilizados en geles revitalizantes), el baisabobol, el té verde, el Aloe Vera y el aceite de oliva.

En definitiva, los neurocosméticos conectan la mente con la piel, produciendo unas maravillosas sensaciones de relajación, energía y bienestar. Su uso posee una doble vertiente: el tratamiento de la piel y la estimulación del sistema nervioso.

Beneficios de la Neurocosmética para la piel

Los neurocosméticos estimulan la producción de los neurotransmisores del bienestar, además de resaltar la belleza de nuestra piel. Veamos cuáles son los beneficios de esta innovadora disciplina.

Realiza un trabajo integral en las personas

En la Neurocosmética se utilizan numerosos rituales de cuidado diario, como son los aceites esenciales, las sinergias de aceites y los polvos ayurvédicos, que estimulan la producción de endorfinas (conocidas como las hormonas de la felicidad) en nuestra piel, aportando relajación y bienestar.

Presencia de neuroactivos de origen vegetal

Este tipo de neuroactivos activan los sentidos y mejoran la nutrición, oxigenación, regeneración e hidratación de la piel en un plazo de tiempo muy corto desde que comienzan a utilizarse los neurocosméticos.

Solo se utilizan ingredientes orgánicos y naturales

Los ingredientes de los neurocosméticos son econaturales al 100%, con una absoluta ausencia de contenidos de origen sintético o animal, y sin que ninguno se haya probado en estos últimos.

Resultados terapéuticos

Patologías como la caída del cabello, el acné o la rosácea son consecuencia, en muchas ocasiones, del estado emocional de quienes las padecen. La Neurocosmética ayuda a encontrar la armonía interna necesaria para combatir estas enfermedades, con unas mejorías realmente rápidas.

Sin límite de edad

La Neurocosmética cuenta con unos protocolos nada invasivos, por lo que pueden ser utilizados por todo tipo de personas sin que importe su condición, género o edad, sin correr ningún de riesgo.

Neurocosméticos que conectan piel y mente

Los compuestos que son mayoritariamente usados en Neurocosmètica son estimuladores de la actividad celular que ayudan a eliminar toxinas y radicales libres, consiguiendo que la piel sea más flexible y suave.

Incrementan los ácidos glicólico e hialurónico y el aminoácido acetilcolina. Poseen polifenoles, neuro-receptores que se encuentran en el café y en el té, además de tomanina, hibiscos y péptidos que ayudan a combatir las inflamaciones de las pieles irritadas.

Es destacable también la presencia de extracto de Achillea Millefolium, un poderoso potenciador de la regeneración celular que repara las terminaciones nerviosas y la epidermis.

Otros ingredientes habituales en los neurocosméticos son los oligosacáridos y los aceites con extractos de almendras, vainilla y chocolate, entre otros, que generan placenteras sensaciones a la vez que hidratan la piel.

Parece más que evidente que, hace 2 milenios, el poeta Juvenal habría sido un acérrimo seguidor de la Neurocosmética, el mejor tratamiento para llevar a la práctica la máxima por la que es recordado.


No se encontraron resultados.

Deja un Comentario

Tu email no será publicado